13-18 de abril de 2018

Hno. Jacobo Braun junto con un grupo de 16 santos de Canadá y Campeche se encontraron en Cayo, Belice, el 13 de abril de 2018, ¡con muchas ganas de ver lo que el Señor haría en Belice la próxima semana!

Belice es un lugar único con muchas culturas diferentes, diferentes orígenes y diferentes razas. Conocerás a muchas personas diferentes de todo el mundo en este pequeño país de aproximadamente 380,000 personas.

Tuvimos una reunión de fin de semana de viernes a domingo. La primera tarde Hno. Jacobo predicó un maravilloso mensaje sobre la Iglesia. Él habló acerca de qué tan importante es tener una experiencia personal con Jesús, pero no debería ser tan personal que se convierta en una relación de “yo y Jesús” y excluya a la Iglesia. Dos pastores y muchos de sus congregaciones asistieron al servicio.

En la segunda noche de servicio, la Palabra apareció claramente cuando Hno. Jacobo predicó sobre nuestra conciencia. La conciencia de todos se está formando por su entorno y por lo que se les ha enseñado, pero eso no significa que lo que les dice su conciencia sea correcto. Por eso es tan importante que nuestra conciencia esté formada por la Palabra de Dios. Tuvimos 78 visitantes presentes en este servicio, que fueron de muchas culturas diferentes.

En la última noche de nuestra reunión, el Señor envió un fuerte mensaje de convicción. Hno. Jacobo mostró claramente la diferencia entre la verdadera tristeza según Dios y la tristeza de este mundo. Nuevamente, tuvimos muchos visitantes presentes, y oramos que el Señor los acompañe y les recuerde de lo que han escuchado.

Pasamos gran parte de nuestro tiempo visitando contactos anteriores y también haciendo otros contactos nuevos. La gente de Belice es muy hospitalaria y muchos nos invitaron a una deliciosa comida de Belice. Visitamos a personas que viven en los hermosos valles entre las colinas donde no hay electricidad y no hay vehículos. Fuimos cálidamente recibidos por la gente de allí y pudimos compartir el Evangelio con algunos de ellos.

Pasamos una tarde con los dos pastores que asistieron a todos nuestros servicios, y pasamos una buena tarde con ellos. Si Dios quiere, ¡uno de ellos podrá asistir a nuestra campaña internacional el próximo mes!

¡Mucha semilla fue sembrada y esperamos que el Señor haga un gran trabajo en Belice, así como en toda Centroamérica y el resto del mundo!

Leave a Comment